Durante el confinamiento y los primeros tímidos paseos pedimos a los niños que hicieran fotos de la Naturaleza. Y al poner las miradas en ella, les atrapó.

Les atrapó en esta amarga y dulce confitura que podéis saborear, para un abrir y no cerrar de ojos.

 

 

 

 

San Luis de los Franceses, Colegio Francés en Madrid